Written by

Tía Arantxa

Personal| Views: 16

Tía Arantxa, hace una semana y un día que nos dejaste a causa de un cáncer contra el que luchaste con todas tus fuerzas y hasta el final.

Fuiste una Tía apreciada y querida por todos los primos(Imanol, Alex, Amaia, Javi, Sorkunde, Idoia, Marta, Elena, Iñigo y yo), por tus hermanos, (Miguel, Fran, Sorkunde y Karmele) por tu madre-la Amama Karmele-, por tus amigas de San Sebastián y por el resto de familiares(mi madre, la Tía Marielí, el Tío Mané, la Tía Iciar etc).

Te preocupabas por la situación de cada uno de nosotros y siempre que podías nos dabas apoyo y consejo para que tomásemos la mejor decisión posible. De vez cuando nos echabas unas reprimendas, pero no era unas reprimendas normales, si no unas que nos servían para ver que habíamos hecho mal para así poder corregir los errores cometidos y evitar que estos se vuelvan a repetir.

Recuerdo la última conversación que tuve contigo cuando regrese de mi viaje a Ecuador y Perú del pasado verano. Fue una conversación interesante y profunda, en la que hablamos de muchas cosas( del tipo de vida que tiene en estos países, de las diferencias que hay entre el modo de vida en Ecuador y Perú respecto a Europa, de lo diferentes que son las costumbres en estos países respecto a España y Europa, de como les iba a Iñigo y Thais en Ecuador, del viaje a Perú, de la visita  a Machupicchu y de mi estancia en Quito). En definitiva fue una conversación profunda, sincera e intensa que sin duda mereció la pena.

Fueron muchos los buenos momentos que todos pasamos contigo, las navidades en casa de Amuma en Vitoria, los veranos en San Sebastián, las comidas familiares en Patxiku-Enea  y la habitual recogida de moras que hacíamos para que luego la Amuma hiciese una mermelada de moras, las visitas que te hicimos a tus dos casas en Donosti,  una en el barrio de Gros, con aquella terraza enorme que tenía y la otra en la calle Urbieta, todas las comidas familiares que tuvimos durante muchos años  para celebrar todos los cumpleaños de tus hermanos y de la Amama Karmele.

Por todos estos buenos momentos que pasamos contigo y por toda la ayuda y consejos que nos diste siempre que fue necesario te estamos y estaremos muy agradecidos.

Un beso muy fuerte y hasta siempre.

 

 

 

 

 

Compartélo si te gusta.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *